El Senado rechazó el aborto legal y no se podrá volver a discutir hasta el año que viene

senado de la nacion

Tal cual se contemplaba en la previa, la votación fue 38 contra 31 en contra de la iniciativa que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados. Hubo dos abstenciones, una ausencia y un polémico manejo de la sesión de Gabriela Michetti.

Por 38 votos contra 31, con 2 abstenciones (Crexell y Perotti) y una ausencia (Catalfamo), la Cámara de Senadores rechazó el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados.
No hubo sorpresas ni sobresaltos a lo largo del debate. Desde la previa casi todos los senadores habían adelantado su voto y ya era público que, a menos que sucediera algo extraordinario, la norma no prosperaría.
Con este rechazo, la iniciativa no se podrá debatir de nuevo hasta el año que viene, cuando comience el año parlamentario el 1° de marzo. Sin embargo, quienes impulsan la ley reconocen que en 2019 será difícil retomar la discusión debido a que la conformación del Congreso será la misma y, sobre todo, porque es un año electoral.
Si bien los “verdes” mantuvieron la esperanza hasta último momento, el anuncio antes de iniciar la sesión de José Alperovich (Tucumán) que votaría en contra (estaba indeciso) para “no hacer política” y la decisión de Silvina García Larraburu de cambiar su postura (iba a ser a favor y finalmente fue en contra, a pesar de que su bloque, el Frente para la Victoria, acompañó), fueron dos golpes que pusieron fin a la discusión.
La otra apuesta de quienes impulsan la ley era la calle. Bajo la consigna “Fuimos un millón, seamos dos millones”, en referencia a la movilización el día del debate en Diputados, las mujeres llegaron a la puerta del Congreso con la intención de lograr un golpe de efecto en el recinto. Pero ni la emocionante vigilia, de la cual participaron actrices y Diputadas, logró sacar adelante la norma.
Los “celestes” también dejaron su huella en las inmediaciones del Senado. Desde el martes a la noche se congregaron y durante todo el miércoles hubo shows, cánticos y una marea de gente que llegó a vivir el momento de la votación. La euforia era notablemente más grande que el día de Diputados, cuando sufrieron con la media sanción. La sensación fue en todo momento de que se llevarían una victoria.
Dentro del recinto, Mario Fiad (UCR-Jujuy), presidente de la comisión de Salud (cabecera), Esteban Bullrich (Cambiemos-Buenos Aires), Rodolfo Urtubey (PJ-Salta) y Julio Cobos (Cambiemos-Mendoza) fueron de los más duros contra el proyecto.
Fiad, médico, citó que el texto es “violatorio de la Constitución Nacional y de los tratados internacionales”. Bullrich comparó al hombre con el chimpancé y dijo que ““La vida es lo que hace que estemos hoy acá. Sin vida no hay Constitución Nacional, sanción de leyes ni lucha de géneros porque siempre es requisito para todo”. Probablemente el más controvertido fue el discurso de Urtubey, quien relativizó la violencia intrafamiliar en casos de violación: “Hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, a veces la violación es un acto no voluntario con una persona que tiene inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violación pero tampoco se puede hablar de consentimiento, sino de una subordinación, de una sujeción”. Fue muy criticado en las redes sociales.
Hubo otros senadores que fueron muy criticados. José Mayans (PJ-Formosa) indicó “imaginen si la mamá de Mozart le negaba a él la existencia”. Alfredo de Angeli (Cambiemos-Entre Ríos) alegó que “a la mujer embarazada se le regala una planta para que crezca con el bebé y yo quiero que eso siga por eso voto por las dos vidas”. Cristina del Carmen López Valverde (PJ-San Juan) sorprendió con un “No leí el proyecto, no tuve tiempo. Mi voto negativo será porque soy conservadora, porque tengo mis años, no lo sé”.
Por su parte, a favor de la ley se destacaron Pedro Guastavino (PJ-Entre Ríos), Beatriz Mirkin (FPV-Tucumán), Humberto Schiavoni (Cambiemos-Misiones) y Norma Durango (PJ-La Pampa).
Guastavino apuntó directamente contra el rol de la Iglesia en el debate: “Me lo pasé atajando y esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia que, quizá, sea el mismo sector que cuando nos desaparecían o nos torturaban daba vuelta la cara”. Mirkin realizó un encendido discurso criticando la postura antiaborto por no proponer nada: “La verdad que plantearse la consigna política en la calle de ‘aborto sí, aborto no’ y ‘salvemos las dos vidas’ sirve solamente para que sigamos igual, sirve para que sigamos teniendo abortos clandestinos”. Y también descartó como solución la adopción: “He estado en el Poder Ejecutivo de mi provincia y he visto a los chicos que no se aceptan en adopción, y no es porque la Justicia los demore, es porque no los quieren a los chicos si son negritos”. Schiavoni reiteró que “la criminalización ha fracasado” y le pidió al cuerpo: “Seamos sinceros y dejemos la hipocresía de lado, los abortos se realizan”. Durango apeló a que los abortos clandestinos son una realidad. “El debate es legal o ilegal. La ley no obliga, solo da derecho a elegir. El aborto es doloroso, es una tragedia pero sucede y sucederá más allá de la ley. Ninguna mujer debe morir por decidir sobre su cuerpo”.
Por la madrugada llegaron los discursos de cierre. A su turno, la ex Presidente Cristina Kirchner anunció que votaría a favor de la ley y dejó en claro que no fue su hija Florencia quien la hizo cambiar de opinión, ya que durante su mandato nunca habilitó el debate: “Mi hija me abrió la cabeza en cuanto a abordar la cuestión feminista desde un lugar diferente al que uno lo había visto, tal vez porque tuve la suerte desde muy joven de formar parte de una generación que educada o formada en aquellos años de los 60 y 70, donde surgía la pastilla anticonceptiva, la minifalda, la revolución cubana, no teníamos esta cuestión de género. Fue una ráfaga de repente esto en el mundo”.
Luego habló Miguel Ángel Pichetto, quien entonó un fuerte discurso a favor de la ley. Comenzó con varios aspectos jurídicos en forma de réplica a quienes eligieron a lo largo de la jornada ese aspecto para fundamentar su voto en contra. Pero el senador del PJ fue claro: “De ninguna manera esta norma es inconstitucional. Tengo respeto por muchos de los que han opinado, pero me parece que la verdad constitucional, los lineamientos del último fallo de la Corte, definen cuál es el bloque de ideas de la estructura constitucional de la Constitución de 1994?.
Cambiemos tuvo a cargo el cierre del debate. Compartieron tiempo Silvia Elías de Pérez, en contra, y Luis Naidenoff, a favor. Primero fue el turno de la tucumana, quien arremetió desde un comienzo: “Soy de las que creen en el derecho a la vida, inalienable. ¿Por qué no legislar para la mujer y para el niño por nacer? ¿Por qué no legislar para que todos los argentinos tengan la vida protegida?”.
Pero el que se llevó las mayores miradas fue Pino Solanas (Proyecto Sur-CABA), que fue uno de los más enfáticos defensores del proyecto. “Estoy preocupado porque acá exista una mayoría que cree que le puede imponer a la mitad de las mujeres Argentinas su mirada del mundo. Se los digo a las chicas que están afuera: esto es un triunfo monumental. ¡Ellas han logrado introducir un debate fundamental! Ellas lo lograron. Que nadie se deje llevar por la cultura de la derrota. A las millones de mujeres movilizadas: nadie podrá parar la oleada de las nuevas generaciones. Será hoy o mañana, pero será”. Solanas advirtió que “se oponen a esto los sectores más reaccionarios, los de siempre. En todas las luchas por la ampliación de derechos humanos y sociales fueron las mismas fuerzas las que se opusieron, las que se opusieron al matrimonio igualitario y al divorcio”.Y reforzó: “Es penosa la hipocresía de siempre de las capas dirigentes argentinas, porque esta ley no obliga a las mujeres argentinas a interrumpir su embarazo”.
En lo que hubo casi unanimidad es en las críticas a la Vicepresidenta Gabriela Michetti por su rol como Presidenta del Senado y por cómo llevo adelante la sesión. Sus errores y malos tratos fueron frecuentes. Incluso abrió la sesión indicando que no le interesaba ser imparcial. Además, cerca de las 21 hs pidió terminar la sesión antes de las 22 hs “por seguridad, nos lo piden desde el Ministerio”, algo que desde la cartera que encabeza Patricia Bullrich negaron rotundamente. Enojada, se quejó “bueno, si quieren debatimos hasta las 3 de la mañana, eso quieren?” y se cruzó en agrias discusiones con varios Senadores, tanto oficialistas como opositores. Quedó claro además que apuraba a los que estaban a favor de la ley (les pedía que terminen al llegar a los 10 minutos de discurso), pero permitía sin interrupciones que los que estaban en contra hablen 15 y hasta 20 minutos. Finalmente, dos veces dejó el micrófono abierto, y tropezó. Primero discutió con Luis Naidenoff (Cambiemos-Formosa), había salido en defensa de la mendocina Pamela Verasay, quien pretendía contar con minutos extra para su exposición. “A mí me toca conducir el debate. Si yo no cumplo las reglas, yo puedo pensar que pueden llegar a los veinte minutos. A usted le parecerá bien y a otros no”, retrucó Michetti. “Yo lo que le propongo es que termine la senadora y evitar seguir dilatando en discusiones estériles”, insistió Naidenoff, pero Michetti respondió con vehemencia: “me toca conducir a mí y no a usted”. El formoseño, a favor de la despenalización y enfrentado a la postura de la presidenta, redobló la apuesta subiendo el tono: “Usted conduzca pero deje cerrar, presidenta”. La discusión siguió unos minutos. “Usted no debe conducir”, repitió Michetti. Naidenoff le respondió con ironía: “sólo le digo lo que se decidió en labor parlamentaria, que usted no estuvo”. Allí se saldó la discusión, pero se escuchó a MIchetti decir “es un pelotudo, que no rompa las pelotas”, dijo sin advertir que sus palabras estaban siendo amplificadas por el sistema de sonido del recinto. Y ya en la madrugada cuando los senadores votaron, otra vez el micrófono estaba abierto. Y se oyó claramente a Michetti decir: “Vamos todavía, vamos”.

 

Continuar leyendo:

http://gazetajudicial.com.ar/el-senado-rechazo-el-aborto-legal-y-no-se-podra-volver-a-discutir-hasta-el-ano-que-viene/

Fuente: http://www.gazetajudicial.com.ar