Cinco razones por las cuales la pandemia del Covid se pudo haber iniciado en un laboratorio

El lunes, el Dr. Anthony Fauci volvió a los pasillos del Congreso y testificó ante el subcomité de la Cámara de Representantes que investiga la pandemia de Covid-19. Fue interrogado sobre varios temas relacionados con la gestión gubernamental del Covid-19, incluida la forma en que el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que dirigió hasta su jubilación en 2022, apoyó trabajos arriesgados sobre el virus en un instituto chino cuya investigación podría haber causado la pandemia.

Durante más de cuatro años, la política partidista irresponsable ha hecho descarrillar la búsqueda de la verdad sobre una catástrofe que nos ha afectado a todos. Se calcula que al menos 25 millones de personas han muerto en todo el mundo a causa del Covid-19, más de un millón de ellas en Estados Unidos.

Aunque se ha debatido acaloradamente el origen de la pandemia, cada vez hay más pruebas -obtenidas de registros públicos publicados en virtud de la Ley de Libertad de Información, búsquedas digitales en bases de datos en línea, artículos científicos que analizan el virus y su propagación, y filtraciones desde el gobierno estadounidense- que sugieren que lo más probable es que la pandemia se produjera porque un virus se escapó de un laboratorio de investigación de Wuhan (China). De ser así, sería el accidente más costoso de la historia de la ciencia. Esto es lo que sabemos ahora:

1. El virus similar al SARS que causó la pandemia surgió en Wuhan, la ciudad donde se encuentra el laboratorio de investigación de virus similares al SARS más importante del mundo

En el Instituto de Virología de Wuhan, un equipo de científicos dirigido por Shi Zhengli llevaba más de una década buscando virus similares al SARS.
Sus investigaciones demostraron que los virus más parecidos al SARS-CoV-2, el virus que causó la pandemia, circulan en murciélagos que viven a unos 1.000 kilómetros de Wuhan. Los científicos del equipo del Dr. Shi viajaron repetidamente a la provincia de Yunnan para recoger estos virus y habían ampliado su búsqueda al sudeste asiático. En otras partes de China no se han encontrado murciélagos portadores de virus tan estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2.
Incluso en los puntos calientes donde estos virus existen de forma natural, cerca de los murciélagos cavernícolas del suroeste de China y el sudeste asiático, los científicos sostenían, en fecha tan reciente como 2019, que el contagio de coronavirus de murciélago a humanos es poco frecuente.
Cuando se detectó el brote de Covid-19, la Dra. Shi se preguntó inicialmente si el nuevo coronavirus había salido de su laboratorio, y dijo que nunca había esperado que se produjera un brote así en Wuhan.
El virus SARS-CoV-2 es excepcionalmente contagioso y puede saltar de una especie a otra como un reguero de pólvora. Sin embargo, no dejó ningún rastro conocido de infección en su origen ni en ningún otro lugar a lo largo de lo que habría sido un viaje de mil millas antes de aparecer en Wuhan.

2. El año anterior al brote, el instituto de Wuhan, en colaboración con socios estadounidenses, había propuesto crear virus con la característica definitoria del SARS-CoV-2. El grupo del Dr. Shi estaba fascinado por cómo los coronavirus saltan de especie en especie.

Al grupo del Dr. Shi le fascinaba cómo los coronavirus saltan de una especie a otra. Para encontrar los virus, tomaron muestras de murciélagos y otros animales, así como de personas enfermas que vivían cerca de animales portadores de estos virus o asociados al comercio de fauna salvaje. Gran parte de este trabajo se realizó en colaboración con la EcoHealth Alliance, una organización científica estadounidense que, desde 2002, ha recibido más de 80 millones de dólares de financiación federal para investigar los riesgos de las enfermedades infecciosas emergentes.
El laboratorio llevó a cabo investigaciones arriesgadas que dieron lugar a virus cada vez más infecciosos: se cultivaron coronavirus a partir de muestras de animales infectados y se reconstruyeron y recombinaron genéticamente para crear nuevos virus desconocidos en la naturaleza. Estos nuevos virus pasaron por células de murciélagos, cerdos, primates y humanos y se utilizaron para infectar civetas y ratones humanizados (ratones modificados con genes humanos). En esencia, este proceso obligó a estos virus a adaptarse a nuevas especies huésped, y los virus con mutaciones que les permitieron prosperar emergieron como vencedores.
En 2019, el grupo del Dr. Shi había publicado una base de datos que describía más de 22.000 muestras de vida silvestre recogidas. Pero el acceso externo se cerró en el otoño de 2019, y la base de datos no se compartió con los colaboradores estadounidenses incluso después de que comenzara la pandemia, cuando una colección de virus tan rica habría sido más útil para rastrear el origen del SARS-CoV-2. Sigue sin estar claro si el instituto de Wuhan poseía un precursor del virus pandémico.
En 2021, The Intercept publicó una propuesta de subvención filtrada de 2018 para un proyecto de investigación llamado Defuse, que había sido escrito como una colaboración entre EcoHealth, el instituto de Wuhan y Ralph Baric en la Universidad de Carolina del Norte, que había estado en la vanguardia de la investigación de coronavirus durante años. La propuesta describía planes para crear virus sorprendentemente similares al SARS-CoV-2.
Los coronavirus deben su nombre a que su superficie está tachonada de picos de proteínas, como una corona de pinchos, que utilizan para entrar en las células animales. El proyecto Defuse proponía buscar y crear virus similares al SARS que portaran púas con una característica única: un punto de escisión de furina -la misma característica que aumenta la infecciosidad del SARS-CoV-2 en humanos, haciéndolo capaz de causar una pandemia. Defuse nunca fue financiado por Estados Unidos. Sin embargo, en su testimonio del lunes, el Dr. Fauci explicó que el instituto de Wuhan no necesitaría depender de la financiación estadounidense para proseguir la investigación de forma independiente.
Aunque es posible que el sitio de escisión de la furina haya evolucionado de forma natural (como se observa en algunos coronavirus emparentados a distancia), de los cientos de virus similares al SARS catalogados por los científicos, el SARS-CoV-2 es el único conocido que posee un sitio de escisión de la furina en su espiga. Y los datos genéticos sugieren que el virus acababa de obtener el sitio de escisión de furina antes de iniciar la pandemia.

En última instancia, un virus similar al SARS, nunca antes visto, con un sitio de escisión de furina recién introducido, que coincidía con la descripción de la propuesta Defuse del instituto de Wuhan, causó un brote en Wuhan menos de dos años después de que se redactara la propuesta.
Cuando los científicos de Wuhan publicaron su artículo seminal sobre el Covid-19 mientras la pandemia cobraba vida en 2020, no mencionaron el sitio de escisión de furina del virus, una característica que deberían haber buscado, según su propia propuesta de subvención, y una característica rápidamente reconocida por otros científicos.
Peor aún, mientras la pandemia hacía estragos, sus colaboradores estadounidenses no revelaron públicamente la existencia de la propuesta Defuse. El presidente de EcoHealth, Peter Daszak, admitió recientemente ante el Congreso que desconocía las muestras de virus recogidas por el instituto de Wuhan después de 2015 y nunca preguntó a los científicos del laboratorio si habían iniciado el trabajo descrito en Defuse. En mayo, citando fallos en la supervisión por parte de EcoHealth de los experimentos de riesgo llevados a cabo en el laboratorio de Wuhan, la administración Biden suspendió toda la financiación federal para la organización y el Dr. Daszak, e inició procedimientos para prohibirles recibir futuras subvenciones. En su testimonio del lunes, el Dr. Fauci dijo que apoyaba la decisión de suspender e inhabilitar a EcoHealth.

Por otra parte, el Dr. Baric describió la dinámica competitiva entre su grupo de investigación y el instituto cuando declaró ante el Congreso que los científicos de Wuhan probablemente no habrían compartido con él sus virus más interesantes recién descubiertos. Los documentos y la correspondencia por correo electrónico entre el instituto y el Dr. Baric siguen ocultos al público mientras su divulgación es objeto de una dura pugna en los tribunales.
Al final, es muy probable que los socios estadounidenses sólo conocieran una parte de la investigación realizada en Wuhan. Según fuentes de inteligencia estadounidenses, parte de la investigación sobre virus del instituto era clasificada o se realizaba con el ejército chino o en su nombre. En la comparecencia ante el Congreso del lunes, el Dr. Fauci reconoció en repetidas ocasiones la falta de visibilidad de los experimentos realizados en el instituto de Wuhan, afirmando: “Ninguno de nosotros puede saber todo lo que ocurre en China, o en Wuhan, o lo que sea. Y esa es la razón por la que -digo hoy, y he dicho en el T.I.”, refiriéndose a su entrevista transcrita con el subcomité- “mantengo la mente abierta en cuanto a cuál es el origen”.

3. El laboratorio de Wuhan llevó a cabo este tipo de trabajo en condiciones de baja bioseguridad que no podrían haber contenido un virus aerotransportado tan infeccioso como el SARS-CoV-2.

Los laboratorios que trabajan con virus vivos suelen operar en uno de los cuatro niveles de bioseguridad (conocidos en orden ascendente de rigurosidad como BSL-1, 2, 3 y 4) que describen las prácticas de trabajo que se consideran suficientemente seguras en función de las características de cada patógeno. Los científicos del instituto de Wuhan trabajaron con virus similares al del SARS en condiciones de bioseguridad inadecuadamente bajas.
En un experimento, el grupo del Dr. Shi manipuló genéticamente un virus inesperadamente mortal similar al SARS (no estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2) que multiplicó por 10.000 la cantidad de virus en los pulmones y cerebros de ratones humanizados. Los científicos del instituto de Wuhan manipularon estos virus vivos en niveles de bioseguridad bajos, incluido el BSL-2.

Incluso la contención mucho más estricta en BSL-3 no puede impedir totalmente que el SARS-CoV-2 se escape. Dos años después del inicio de la pandemia, el virus infectó a un científico en un laboratorio BSL-3 en Taiwán, que en aquel momento era un país con nivel cero de covirus. El científico había sido vacunado y se sometió a la prueba sólo después de perder el sentido del olfato. Para entonces, más de 100 contactos cercanos habían estado expuestos. El error humano es una fuente de exposición incluso en los niveles más altos de bioseguridad, y los riesgos son mucho mayores para los científicos que trabajan con patógenos infecciosos en bioseguridad baja.
Un primer borrador de la propuesta de Defuse afirmaba que el laboratorio de Wuhan realizaría su trabajo con virus en BSL-2 para que fuera “altamente rentable”. El Dr. Baric añadió una nota al borrador destacando la importancia de utilizar BSL-3 para contener virus similares al SARS que pudieran infectar células humanas, escribiendo que “los investigadores estadounidenses probablemente se asustarían”. Años más tarde, después de que el SARS-CoV-2 hubiera matado a millones de personas, el Dr. Baric escribió al Dr. Daszak: “No me cabe duda de que siguieron las normas determinadas por el Estado e hicieron el trabajo bajo BSL-2. Sí, China tiene derecho a establecer su propia política. Usted cree que esto fue una contención apropiada si quiere, pero no espere que yo lo crea. Es más, no insulte mi inteligencia intentando alimentarme con esta sarta de patrañas”.

El SARS-CoV-2 es un virus sigiloso que se transmite eficazmente por el aire, provoca una serie de síntomas similares a los de otras enfermedades respiratorias comunes y puede ser propagado por personas infectadas antes incluso de que aparezcan los síntomas. Si el virus se hubiera escapado de un laboratorio BSL-2 en 2019, lo más probable es que la fuga hubiera pasado desapercibida hasta demasiado tarde.
Un detalle alarmante -filtrado a The Wall Street Journal y confirmado por funcionarios actuales y anteriores del gobierno estadounidense- es que los científicos del equipo del Dr. Shi enfermaron con síntomas similares a los de Covid en el otoño de 2019. Uno de los científicos había sido nombrado en la propuesta Defuse como la persona a cargo del trabajo de descubrimiento del virus. Los científicos negaron haber estado enfermos.

4. La hipótesis de que Covid-19 procedía de un animal del mercado de marisco de Huanan, en Wuhan, no está respaldada por pruebas sólidas.

En diciembre de 2019, los investigadores chinos asumieron que el brote había comenzado en un mercado céntrico frecuentado por miles de visitantes a diario. Este sesgo en su búsqueda de los primeros casos significó que los casos no vinculados o ubicados lejos del mercado muy probablemente se habrían pasado por alto. Para empeorar las cosas, las autoridades chinas bloquearon la notificación de los primeros casos no relacionados con el mercado y, alegando precauciones de bioseguridad, ordenaron la destrucción de las muestras de los pacientes el 3 de enero de 2020, haciendo casi imposible ver el panorama completo de los primeros casos de Covid-19. La información sobre docenas de casos tempranos de noviembre y diciembre de 2019 sigue siendo inaccesible.
Un par de artículos publicados en Science en 2022 presentaron los mejores argumentos a favor de que el SARS-CoV-2 había surgido de forma natural del contacto entre humanos y animales en el mercado de Wuhan, centrándose en un mapa de los primeros casos y afirmando que el virus había saltado de animales a humanos dos veces en el mercado en 2019. Más recientemente, los dos documentos han sido rebatidos por otros virólogos y científicos que demuestran convincentemente que las pruebas disponibles en el mercado no distinguen entre un evento de superdifusión humana y un derrame natural en el mercado.
Además, los datos genéticos y de los primeros casos existentes muestran que todos los casos Covid-19 conocidos probablemente proceden de una única introducción del SARS-CoV-2 en personas, y que el brote del mercado de Wuhan probablemente se produjo después de que el virus ya hubiera estado circulando en humanos.
No se ha confirmado ni un solo animal infectado en el mercado o en su cadena de suministro. Sin pruebas fehacientes de que la pandemia se iniciara en el mercado de marisco de Huanan, el hecho de que el virus surgiera en Wuhan apunta directamente a su laboratorio único de virus similares al SARS.

5. Siguen faltando pruebas clave que cabría esperar si el virus hubiera surgido del comercio de animales salvajes.

A pesar de la intensa búsqueda dirigida al comercio de animales y a las personas vinculadas al mercado, los investigadores no han informado de que se haya encontrado ningún animal infectado por el SARS-CoV-2 que no hubiera sido infectado por humanos. Sin embargo, en los brotes anteriores de SARS y MERS se encontraron fuentes animales infectadas y otras pruebas conectivas tan rápidamente como en unos pocos días, a pesar de las tecnologías forenses víricas menos avanzadas de hace dos décadas.
A pesar de que Wuhan es la base de cazadores de virus con experiencia líder mundial en el rastreo de nuevos virus similares al SARS, los investigadores no han recogido ni comunicado pruebas clave que cabría esperar si el Covid-19 surgiera del comercio de animales salvajes. Por ejemplo, los investigadores no han determinado que los primeros casos conocidos estuvieran expuestos a animales huéspedes intermedios antes de enfermar. Ninguna prueba de anticuerpos demuestra que los comerciantes de animales de Wuhan estén expuestos regularmente a virus similares al SARS, como cabría esperar en tales situaciones.
Con la tecnología actual, los científicos pueden detectar cómo los virus respiratorios -incluidos el SARS, el MERS y la gripe- circulan en los animales mientras realizan repetidos intentos de saltar de una especie a otra. Afortunadamente, estas variantes no suelen transmitirse bien tras cruzar a una nueva especie y tienden a morir tras un pequeño número de infecciones. Por el contrario, los virólogos y otros científicos coinciden en que el SARS-CoV-2 apenas necesitó adaptación para propagarse rápidamente entre humanos y otros animales. El virus parece haber conseguido causar una pandemia en su único salto detectado a los humanos.

La pandemia podría haber sido causada por cualquiera de los cientos de especies de virus, en cualquiera de las decenas de miles de mercados de animales salvajes, en cualquiera de los miles de ciudades y en cualquier año. Pero fue un coronavirus similar al del SARS con un sitio único de escisión de furina el que apareció en Wuhan, menos de dos años después de que los científicos, trabajando a veces en condiciones inadecuadas de bioseguridad, propusieran recoger y crear virus de ese mismo diseño.

Aunque siguen siendo plausibles varios escenarios de propagación natural, y todavía no sabemos lo suficiente sobre el alcance total de la investigación sobre virus llevada a cabo en el instituto de Wuhan por el equipo del Dr. Shi y otros investigadores, un accidente de laboratorio es la explicación más congruente de cómo empezó la pandemia.

Teniendo en cuenta lo que sabemos ahora, los investigadores deben seguir sus pistas más sólidas y citar todos los intercambios entre los científicos de Wuhan y sus socios internacionales, incluidas las propuestas de investigación no publicadas, manuscritos, datos y pedidos comerciales. En particular, es muy probable que los intercambios de 2018 y 2019 -los dos años críticos antes de la aparición del Covid-19- sean esclarecedores (y no requieren la cooperación del gobierno chino para adquirirlos), aunque permanecen fuera de la vista del público más de cuatro años después de que comenzara la pandemia.

Independientemente de que la pandemia comenzara en una mesa de laboratorio o en un puesto del mercado, es innegable que la financiación federal estadounidense ayudó a crear una colección sin precedentes de virus similares al SARS en el instituto de Wuhan, además de contribuir a la investigación que los mejoró. Los defensores y financiadores de la investigación del instituto, incluido el Dr. Fauci, deben cooperar con la investigación para ayudar a identificar y cerrar las lagunas que permitieron que se llevara a cabo un trabajo tan peligroso. El mundo no debe seguir soportando los riesgos intolerables de la investigación con potencial para causar pandemias.

El éxito de la investigación sobre la causa de la pandemia tendría el poder de poner fin a décadas de estancamiento científico sobre la seguridad de la investigación de patógenos, determinando la forma en que los gobiernos gastarán miles de millones de dólares para prevenir futuras pandemias. Una investigación creíble también disuadiría de futuros actos de negligencia y engaño al demostrar que sí es posible exigir responsabilidades por causar una pandemia vírica. Por último, pero no por ello menos importante, los ciudadanos de todas las naciones necesitan ver a sus líderes -y especialmente a sus científicos- encabezando la carga para averiguar qué causó este suceso que conmocionó al mundo. Restaurar la confianza pública en la ciencia y en el liderazgo gubernamental así lo exige.

Una investigación exhaustiva por parte del gobierno de Estados Unidos podría desenterrar más pruebas y, al mismo tiempo, animar a los denunciantes a armarse de valor y buscar su oportunidad. También mostraría al mundo que los líderes y científicos estadounidenses no tienen miedo de lo que pueda ser la verdad detrás de la pandemia.

La Dra. Chan es bióloga molecular del Instituto Broad del M.I.T. y de Harvard, y coautora de “Viral: La búsqueda del origen de Covid-19″.

© The New York Times 2024

Este artículo se publicó primero en Mendoza Today.