¿Cómo hizo Taiwán para soportar un terremoto de 7.4 sin mayores derrumbes?

Cuando el mayor terremoto de Taiwán en medio siglo sacudió su costa oriental, los edificios de la ciudad más cercana, Hualien, se balancearon y sacudieron. Las más de 300 réplicas que sacudieron la isla en las 24 horas siguientes, hasta el jueves por la mañana, hicieron temblar los edificios una y otra vez. Pero, en su mayor parte, se mantuvieron en pie.

Incluso los dos edificios más dañados permanecieron prácticamente intactos, permitiendo a los residentes salir a salvo por las ventanas de los pisos superiores. Uno de ellos, el edificio Uranus, redondeado y de ladrillo rojo, que se inclinó precariamente tras el derrumbe de sus primeros pisos, atrajo sobre todo a curiosos.

El edificio es un recordatorio de lo mucho que Taiwán se ha preparado para desastres como el terremoto de magnitud 7,4 que sacudió la isla el miércoles. Gracias a una combinación de mejoras en los códigos de construcción, concienciación pública y operaciones de búsqueda y rescate altamente capacitadas —y posiblemente una dosis de buena suerte— las cifras de víctimas fueron relativamente bajas. El jueves habían muerto 10 personas y más de 1000 estaban heridas. Varias decenas estaban desaparecidas.

“Terremotos de nivel similar en otras sociedades han matado a mucha más gente”, afirmó Daniel Aldrich, director del Global Resilience Institute de Northeastern University. Sobre Taiwán, añadió: “Y la mayoría de estas muertes, al parecer, se han producido por desprendimientos de rocas y peñascos, más que por derrumbes de edificios”, según publicó en New York Times.

En toda la isla, el tráfico ferroviario se había reanudado el jueves, incluidos los trenes a Hualien. Los trabajadores que habían quedado atrapados en una cantera fueron sacados en helicóptero. Poco a poco se fueron reparando las carreteras. Cientos de personas quedaron atrapadas en un hotel cercano a un parque nacional debido al bloqueo de la carretera, pero recibieron la visita de los equipos de rescate y los médicos.

El jueves, en la ciudad de Hualien, se acordonaron los alrededores del edificio Uranus, mientras los trabajadores de la construcción intentaban evitar que la estructura inclinada se derrumbara por completo. Primero colocaron bloques de hormigón de tres patas que parecían piezas gigantes de Lego delante del edificio, y luego amontonaron tierra y rocas encima de esos bloques con excavadoras.

Vinimos a ver con nuestros propios ojos lo grave que era, por qué se había inclinado”, dijo Chang Mei-chu, una jubilada de 66 años que el jueves se acercó al edificio en una motoneta con su esposo Lai Yung-chi, de 72 años. Lai dijo que era un constructor jubilado que solía instalar tuberías de electricidad y agua en los edificios, por lo que conocía las normas de construcción. El apartamento de la pareja, cerca de la estación de tren de Hualien, no había sufrido daños graves, dijo.

No estaba preocupado por nuestro edificio, porque sé que prestaron atención a la resistencia a los terremotos cuando lo construyeron. Vi cómo vertían el cemento para asegurarme”, dijo Lai. “Ha habido mejoras. Después de cada terremoto, suben un poco más los estándares”.

Era posible caminar varias manzanas sin ver señales claras del potente terremoto. Muchos edificios permanecían intactos, algunos viejos y desgastados por la intemperie; otros, modernas estructuras de hormigón y cristal de varios pisos. Las tiendas estaban abiertas y vendían café, helados y nueces de betel. Junto al edificio Uranus, un popular mercado nocturno con puestos de comida que ofrecían mariscos fritos, dumplings y dulces estaba en funcionamiento el jueves por la noche.

Los terremotos son inevitables en Taiwán, que se asienta sobre múltiples fallas activas. Décadas de trabajo aprendiendo de otras catástrofes, aplicando estrictos códigos de construcción y aumentando la concienciación pública han servido para ayudar a sus habitantes a capear los frecuentes fuertes sismos.

No lejos del edificio Uranus, por ejemplo, las autoridades inspeccionaron un edificio con pilares agrietados y concluyeron que era peligroso permanecer en él. Los residentes dispusieron de 15 minutos para entrar y recoger todas las pertenencias que pudieran. Algunos salieron corriendo con computadoras, mientras otros arrojaban bolsas de ropa por las ventanas a la calle, que también seguía llena de cristales rotos y fragmentos de cemento del sismo.

Uno de sus residentes, Chen Ching-ming, predicador en una iglesia vecina, dijo que pensaba que el edificio podría ser derribado. Pudo salvar un televisor y algunas sábanas, que ahora están en la acera, y se preparaba para volver a entrar a por más. “Perderé muchas cosas valiosas: un frigorífico, un microondas, una lavadora”, dijo. “Todo perdido”.

Los requisitos de resistencia a los terremotos se incorporaron a los códigos de construcción de Taiwán en 1974. En las décadas transcurridas desde entonces, los redactores del código de construcción de Taiwán también aplicaron las lecciones aprendidas de otros grandes terremotos en todo el mundo, incluidos los de México y Los Ángeles, para reforzar el código taiwanés.

Después de que más de 2400 personas murieran y al menos otras 10.000 resultaran heridas durante el terremoto de Chi-Chi de 1999, miles de edificios construidos antes del sismo fueron revisados y reforzados. Tras otro fuerte sismo en 2018 en Hualien, el gobierno ordenó una nueva ronda de inspecciones de edificios. Desde entonces, se han publicado múltiples actualizaciones del código de construcción.

Hemos retroadaptado más de 10.000 edificios escolares en los últimos 20 años”, dijo Chung-Che Chou, director general del Centro Nacional de Investigación de Ingeniería Sísmica de Taipéi.

El gobierno también ha ayudado a reforzar los edificios de apartamentos privados en los últimos seis años, añadiendo nuevos tirantes de acero y aumentando el tamaño de las columnas y vigas, dijo Chou. No muy lejos de los edificios que se derrumbaron parcialmente en Hualien, algunos de los edificios más antiguos que habían sido adaptados de esta manera sobrevivieron al terremoto del miércoles, dijo.

El resultado de todo esto es que incluso los rascacielos más altos de Taiwán pueden soportar sacudidas sísmicas regulares. El edificio más emblemático de la capital, el Taipei 101, que fue en su día el más alto del mundo, fue diseñado para resistir vientos de tifón y frecuentes sismos. Aun así, algunos expertos afirman que es necesario hacer más para reforzar o demoler las estructuras que no cumplen las normas, y estas peticiones se han hecho más fuertes tras el último terremoto.

Taiwán tiene otra razón de peso para proteger sus infraestructuras: alberga la mayor parte de la producción de la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, el mayor fabricante mundial de chips informáticos avanzados. La cadena de suministro de productos electrónicos, desde teléfonos inteligentes hasta automóviles y aviones de combate, se basa en la producción de las fábricas de TSMC, que elaboran estos chips en instalaciones cuya construcción cuesta miles de millones de dólares.

El terremoto de 1999 también llevó a TSMC a tomar medidas adicionalespara aislar sus fábricas de los daños de sismos. La empresa realizó importantes ajustes estructurales y adoptó nuevas tecnologías, como sistemas de alerta temprana. Cuando otro gran terremoto sacudió la ciudad de Kaohsiung, al sur del país, en febrero de 2016, las dos fábricas cercanas de TSMC sobrevivieron sin daños estructurales.

Según los expertos, Taiwán ha avanzado mucho en su respuesta a las catástrofes. En las primeras 24 horas tras el sismo, los rescatistas liberaron a cientos de personas que quedaron atrapadas en vehículos entre desprendimientos de rocas en la autopista y varadas en salientes de montañas en canteras de roca.

“Después de años de duro trabajo en el desarrollo de capacidades, la actuación general de la isla ha mejorado notablemente”, declaró Bruce Wong, consultor de gestión de emergencias en Hong Kong. Los equipos de rescate taiwaneses se han especializado en tareas complejas, y también han sabido aprovechar las capacidades de voluntarios cualificados. La resistencia de Taiwán se debe también a una sociedad civil fuerte que participa en la preparación de la población para las catástrofes.

Ou Chi-hu, miembro de un grupo de veteranos militares taiwaneses, ayudaba a distribuir agua y otros suministros en una escuela que servía de refugio a los residentes desplazados en Hualien. Dijo que la gente había aprendido del terremoto de 1999 a estar más preparada.

Saben que deben refugiarse en un rincón de la habitación o en otro lugar más seguro”, dijo. Muchos residentes también guardan una bolsa con artículos de primera necesidad junto a sus camas, y poseen extintores, añadió.

A su alrededor, una decena de organizaciones y grupos benéficos ofrecían a los residentes comida, dinero, asesoramiento y cuidado de niños. La Fundación Tzu Chi, una gran organización benéfica budista taiwanesa, proporcionó tiendas de campaña para que las familias las utilizaran dentro del vestíbulo de la escuela y pudieran tener más intimidad. Huang Yu-chi, responsable de ayuda en catástrofes de la fundación, dijo que las organizaciones sin fines de lucro habían aprendido de catástrofes anteriores.

“Ahora somos más sistemáticos y tenemos una mejor idea de la prevención de catástrofes”, afirmó Huang.

Este artículo se publicó primero en Mendoza Today.