Fuerte desaceleración inflacionaria: Todas las consultoras privadas estiman que el aumento de los precios se moderó drásticamente a partir de la tercera semana de enero.

El programa lanzado por el Gobierno desde diciembre apuesta a no convalidar los aumentos de precios con una mayor inyección de liquidez, y el ancla lanzada es de carácter fiscal. Las mediciones de alta frecuencia anticipan una fuerte caída de la inflación.

Desde el 10 de diciembre del año pasado el principal objetivo del Presidente Javier Milei y su equipo económico fue y sigue siendo evitar el estallido de una hiperinflación, un fenómeno  que podría conducir al país rumbo al colapso del ya muy deteriorado tejido social.

En este sentido, se adoptó una estrategia por medio de la cual se sinceraron las principales variables de la economía (tipo de cambio, tarifas públicas, comercio exterior, etc), y al mismo tiempo se lanzó un programa fiscal ortodoxo como ancla principal

Lo que se busca es que la escalada de precios no pueda encontrar ninguna convalidación monetaria, porque de otro modo el proceso inflacionario simplemente se perpetuaría a través del tiempo. Las consultoras privadas sugieren que el Gobierno está cosechando un éxito inicial, ya que la tasa de inflación registró una fuerte caída a partir de la tercera semana del mes de enero.

La consultora Econométrica que dirige Ramiro Castiñeira sugiere que la variación intermensual de los precios al cierre de la tercera semana de enero fue del 13%, prácticamente la mitad de lo que se registró para la totalidad de diciembre del año pasado. 

LCG anticipó un diagnóstico similar, y sugiere que la tasa de inflación en los alimentos y bebidas no alcohólicas se desacelera cada semana. Se registra una desaceleración inflacionaria por primera vez en 14 semanas.

Asimismo, la consultora EcoGo estima una proyección de aumentos en torno al 4% semanal para lo que resta de enero, nuevamente evidenciando un proceso de desaceleración.

Y si bien es posible que el efecto de arrastre estadístico de enero deje como resultado una inflación mensual más cercana al 20% para enero, lo cierto es que el IPC desaceleró notoriamente su tasa de crecimiento en las últimas dos semanas. 

Esto se debe, precisamente, a que el Gobierno no permitió que hubiese más pesos en circulación con los cuales poder hacer frente a los bienes y servicios más caros. No hubo convalidación monetaria, y este es un aspecto fundamental del programa económico, probablemente el más importante.

The post Fuerte desaceleración inflacionaria: Todas las consultoras privadas estiman que el aumento de los precios se moderó drásticamente a partir de la tercera semana de enero. first appeared on La Derecha Diario.