Los combates recrudecen en Gaza y los palestinos aseguran que ya murieron más de 25 mil personas

Los ataques de Israel y las batallas callejeras se extendieron por toda la Franja de Gaza el domingo, mientras las autoridades sanitarias palestinas declararon que el número de muertos por los ataques israelíes desde que estalló la guerra en octubre superó los 25.000.

El Ministerio de Salud de Gaza declaró que 178 palestinos habían muerto en las últimas 24 horas, uno de los días más mortíferos de la guerra hasta la fecha. El Ejército israelí dijo que un soldado había muerto en los combates.

Las fuerzas israelíes y los combatientes de Hamás se enfrentaron en varios lugares, desde Jabalia, en el norte, hasta Jan Yunis, en el sur, foco de las últimas operaciones israelíes. Los aviones israelíes reanudaron los intensos bombardeos sobre Jan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza, y las explosiones resonaron en toda la ciudad.

Las explosiones iluminaron el cielo en algunas zonas del campo de refugiados de Jan Yunis, y funcionarios sanitarios palestinos dijeron que un palestino había muerto y otros siete habían resultado heridos en un ataque aéreo al caer la noche.

Israel declaró que sus tropas habían despejado gran parte del norte de Gaza de la red militar de Hamás y que más de un millón de residentes de ese enclave se han desplazado hacia el sur para huir de los bombardeos. Los combates, sin embargo, han continuado en el campo de refugiados de Jabalia y en otras zonas de los alrededores de la ciudad de Gaza.

Israel inició su campaña para eliminar a Hamás después de que los militantes irrumpieron en Israel el 7 de octubre y arrasaron ciudades y bases del sur, matando a 1.200 personas, la mayoría civiles, y llevándose a 253 rehenes a Gaza. Israel afirma que está luchando contra una amenaza a su propia existencia.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, 25.105 palestinos -muchos de ellos mujeres y niños- han muerto y 62.681 han resultado heridos en ataques israelíes desde el 7 de octubre. No distingue entre muertes de civiles y militantes, pero afirma que la mayoría de los muertos han sido civiles.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, denunció el domingo a Israel por lo que calificó de “desgarradora” muerte de civiles palestinos en Gaza.

“Las operaciones militares de Israel han sembrado la destrucción masiva y han matado a civiles a una escala sin precedentes durante mi mandato como Secretario General”, declaró Guterres en una cumbre celebrada en Kampala, capital de Uganda.

Israel afirma que toma medidas para evitar víctimas civiles, pero acusa a Hamás de operar en zonas densamente pobladas y utilizar a civiles como escudos humanos, acusación que el grupo islamista niega.

Guterres también dijo que era inaceptable que Israel se resistiera a la creación de un Estado para el pueblo palestino y que tal postura prolongaría indefinidamente el conflicto.

Rechazo de las condiciones de Hamás

Sus comentarios se produjeron tras unas declaraciones del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en las que parecía descartar la llamada solución de dos Estados al conflicto palestino-israelí, que dura ya décadas, tal y como piden Estados Unidos y otros gobiernos.

La oficina de Netanyahu declaró que en las conversaciones mantenidas el viernes con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el primer ministro “reiteró su política de que, una vez destruido Hamás, Israel debe mantener el control de seguridad sobre Gaza para garantizar que Gaza deje de suponer una amenaza para Israel, un requisito que contradice la exigencia de soberanía palestina”.

El domingo, Netanyahu rechazó las condiciones presentadas por Hamás para poner fin a la guerra y liberar a los rehenes, que incluirían la retirada completa de Israel y dejar a Hamás en el poder en Gaza.

Hamás dijo que Washington ignoraba el sufrimiento y las muertes palestinas mientras apoyaba financiera y militarmente las acciones israelíes. Hamás calificó su asalto del 7 de octubre de “paso necesario”.

“Fue un acto defensivo en el marco de la eliminación de la ocupación israelí, la reivindicación de los derechos palestinos y el camino hacia la liberación y la independencia”, afirmó Hamás en un comunicado. Los ataques del 7 de octubre, en los que murieron muchas mujeres y niños y se mutilaron cadáveres, suscitaron la condena de todo el mundo.

Desde entonces, la mayoría de los 2,3 millones de habitantes de la Franja de Gaza se han visto obligados a abandonar sus hogares. Con amplias zonas arrasadas y hospitales y agencias humanitarias luchando por salir adelante, los palestinos describieron unas condiciones terribles.

“Luchamos por sobrevivir a las bombas, pero francamente intentamos sobrevivir más al hambre”, dijo a Reuters Amer, de 32 años, padre de tres hijos del norte de Gaza. “Encontrar comida para la familia, para los niños, se ha convertido en una aventura más difícil que sobrevivir a la guerra”.

El Ejército israelí dijo que los soldados habían matado a 15 palestinos armados en el norte, mientras que francotiradores, respaldados por apoyo aéreo, habían matado a varios militantes en Jan Yunis. El responsable de Hamás, Sami Abu Zuhri, rechazó esta afirmación.

Los palestinos afirmaron que los combates se han prolongado en Jabalia durante los últimos tres días. Algunos edificios se incendiaron y se levantó humo donde habían caído bombas.

A lo largo de la costa sur de Gaza, los testigos dijeron que los buques de guerra israelíes bombardearon la playa. En la ciudad meridional de Rafah, donde se concentran más de un millón de desplazados, tres palestinos murieron en un ataque aéreo israelí contra un automóvil. Otro automóvil fue alcanzado en la ciudad de Gaza, matando a tres personas, informaron las autoridades sanitarias.

La violencia también ha aumentado en Cisjordania, ocupada por Israel, donde la Autoridad Palestina, rival de Hamás, tiene un autogobierno limitado. Según el Ministerio de Salud palestino, las fuerzas israelíes han matado a 360 palestinos desde el 7 de octubre.

(Con información de Reuters)

Este artículo se publicó primero en Mendoza Today.